Nunca salgas de mi vida

Que bien, después de escribir durante un buen rato, hablando sobre Nunca salgas de mi vida, me acabo de dar cuenta que se me ha perdido por ahí. ¡Pues que bien! Ahora ya no será lo mismo, que coraje me da oye. Me había desahogado, ainnns… (cojo aire) Esto es  frustrante y hasta que no le coja el truquillo… pensaba que lo cogería antes, la verdad. Pero no.

Bueno, Laura, mi protagonista más especial, ha sufrido mucho, bueno ,yo he sufrido mucho con ella. Su historia es dura y como hay continuación, pues… no se hará fácil tampoco. Mira que soy mala ¿eh? Luego, las escritoras somos las primeras en sufrir, que conste.

Nunca salgas de mi vida es especial. Fue la primera novela que escribí hace cuatro años y la he cambiado tantas y tantas veces, por no estar conforme y exigirme tanto… que ya ni recuerdo como era al principio, doloroso era también, para que negarlo. ¿Será que mi vida ha sido tan… tan… tan… (penosa) que lo plasmo en mis novelas? Puede ser, estas reflexiones las tengo con mis amigas, de alguna manera nuestros protas tienen algo de nuestras vivencias. No todas eh… no me seáis mal pensados.

Cuando estaba reeditando está novela, dejé de ver por el ojo derecho, y a continuación, (bienvenido al mundo de la esclerosis múltiple) De este tema, quiero hablaros más adelante, no por nada, simplemente porque me apetece. Es algo mío, que si cuento como fue el día de ayer, ¿por qué no contar lo que convive conmigo a diario?

Fijaros si tengo motivos para querer tanto a esta novela, aunque a veces, me esté cagando en todo lo que no está escrito porque mis personajes terminan haciendo lo que les da la gana, la madre que los parió, que a gusto me quedé a la hora de crearlos. Jajaja, pero les quiero eh? que conste.

La verdad es que me pongo a pensar que contaros sobre Laura y Marco y no se me ocurre nada más que deciros que os la leáis. No por nada, sino porque si digo algo, soy capaz de desvelarlo y liarla parda y eso es lo que a mi no me interesa.

Solo deciros, que es una historia de amor, y ella, le habla a él. ¿Pero de que manera? Solo hay una forma de descubrirlo.

 

sensualit