• Fresas con Nata

    Capítulo 5

    Llamada perdida.   Como si me hubieran metido un petardo por el culo, corrí hasta el despacho, cogí mis cosas y de nuevo corrí hasta el coche. Sentí todas las miradas de mis compañeros. «¡Mierda, mierda y más mierda!» Los labios me quemaban. Ni recuerdo cuánto tardé en llegar hasta casa. Fui una temeraria. Nada más abrir la puerta, Chuche se abalanzó hacia mí.     —¡Ay mi chica! —La achuché y la besuqueé calmando así mi ansiedad. Con la respiración entrecortada, intenté tranquilizarme, lo juro. Pero no había manera, así que como Chuche se puso un poco pesada, arañándome con sus pezuñas, eso sí, sin querer, decidí que lo mejor…

  • Fresas con Nata

    Capítulo 4

    Chismes         Inicié una conversación en el grupo de WhatsApp   Yo: Josep me ha contado que se está hablando que Helena está embarazada. Josep: Menos mal que te dije que no te chivaras. Coral: Jajajajajja, ¿en serio? Sonia: ¡Por Dios!  Josep no le pongas peor de lo que ya está. Josep: Lo siento chicas, pero no he podido evitarlo. Lina: Pues ya te vale. ¿De parte de quién te has enterado? Josep: Es lo que se comenta por toda la parcela. La hermana de la hija del jefe, está embarazada. Sonia: De verdad, que lo de tu hermana no tiene nombre. Yo: No olvidéis que es…

  • Fresas con Nata

    Capítulo 3

    Mis amigas Siempre me sentí arropada por mis amigas; Sonia, Lina y Coral. Las tres somos muy diferentes entre sí, pero siempre, siempre, hemos estado ahí las unas para las otras. Ellas son la familia que elegí y de la que más me siento orgullosa. Sonia es toda inteligencia; Lina, toda sabiduría y; Coral, toda sentimiento. Como dice mi abuela, somos las cuatro jinetes del apocalipsis, allá dónde vamos, siempre dejamos huella; vamos, que la liamos parda ya sea para bien o para mal. Conocí a Lina y a Coral en el colegio, íbamos a la misma clase, pero cuando mi madre pasó a una mejor vida económicamente, cambié de…