Blog

Novela erótica

Mujer                                                                    imagen de pyxabay

Erótismo

Lamentablemente, la literatura erótica se considera como un género de segundas, un arte menor por muchos críticos o una moda desde que salieron cincuenta sombras de Grey.

Pero más allá de todo lo que sea crea, los primeros escritores de literatura erótica se remontan a la antigua Grecia, en torno al año 400 a. C. que no es ¿eh?

Y por mucho que duela, el erotismo y el sexo, han estado en la vida del hombre desde el inicio de los tiempos que tampoco es

Para todos aquellos ignorantes que nunca se han preocupado sobre qué es el erótismo, ahí va una descripción: El erotismo es todo aquello que muestra deseo e inspira al juego, al deseo por experimentar con uno mismo, con la persona que ama o con quién le dé la gana o simplemente por placer en leer lo que a un o le gusta. ¿Por qué dar tantas explicaciones?

Sacado de wikipedía: La pornografía es la descripción pura y simple de los placeres carnales, el erótimo es la misma descripción revalorizada en función de una idea del amor o de la vida social. Todo aquello que es erótico es necesariamente pornográfico por añadidura. Es mucho más importante distinguir entre lo erótico y lo obsceno.

Yo lo entiendo, vosotros que me estáis leyendo, ¿también?

Voy a seguir, por si no ha quedado claro el tema del que este género literario lleva con nosotros desde el inicio de los tiempos. 

Ya en el Antiguo Egipto, se redactaron tratados acerca del sexo.

En la Antigua China, durante el periodo de Han (alrededor del año 200 a. C.) circularon diversos manuales didácticos sobre la práctica sexual.

En el sigo IV apareció en la India el Kamasutra, el manual más famoso de la sexualidad.

La literatura erótica cobró cierta importancia en Italia con la llegada del Renacimiento. Giovanni Boccaccio fue el autor del Decamerón (1353), obra que narraba las hazañas de los monjes seduciendo monjas en los conventos. El libro fue prohibido en muchos países. Aun cinco siglos después, diversas copias del texto fueron destruidas en países como Estados Unidos o Inglaterra; entre los años 1954 y 1958.

En Francia, comenzó a notarse la influencia de la literatura erótica en la figura de Antoine de la Sale, al cual, pertenecen las obras Le Petit Jehan de Saintré (1456), dónde una mujer viuda, adoctrina a un joven caballero en todas las artes de la religión, la cortesía y la caballería, sin dejar de lado la seducción y el amor.

Un intento de imprimir material erótico provocó un escándalo cuando los italianos Pietro Aretino y Marcantonio Raimondi produjeron I Modi en 1524, un libro ilustrado con 16 posturas sexuales. Raimondi ya había llegado a publicarlo una vez antes, y fue posteriormente encarcelado por el papa Clemente VII, destruyéndose todas las copias de las ilustraciones.

Del mismo siglo, data la idea del Don Juan, personaje masculino seductor y osado que nunca encuentra satisfacción plena en sus conquistas, razón por la cual se embarca una y otra vez en la tarea de la seducción, renunciando al amor.

Hacia el siglo XIX surge una nueva corriente, el Romanticismo, que idealiza el dolor y el sufrimiento psíquico, así como el amor pasional. Esta nueva corriente lidiaba a menudo con las fronteras entre lo permisible y lo prohibido, aun sin llegar a la obscenidad de épocas anteriores. Gustave Flaubert, por Madame Bovary, y Charles Baudelaire, por Las flores del mal, llegaron a ser enjuiciados.

Menos controvertidas fueron otras obras clásicas del período, como Cumbres Borrascosas, Jane Eyre o Anna Karenina. Este subgénero concreto terminará derivando en lo que se conocerá como novela rosa.

Pero la literatura erótica más salvaje, también continuó en el siglo XIX. El autor austríaco Leopold von Sacher-Masoch se hizo un hueco en la historia a partes iguales por el escándalo y el éxito generados en Francia de su obra La venus de las pieles (1870), en la cual sienta las bases de lo que más adelante se terminará conociendo como masoquismo, en honor a su propio apellido, consistente en ser azotado, hacerse atar y ser humillado por la pareja.

Anaïs Nin fue una de las primeras representantes de la literatura erótica femenina. Conocida por sus diarios, que cuentan su vida detallada desde los 12 años, Nin ha tocado multitud de temas eróticos en sus obras, como el incesto, el voyeurismo y el lesbianismo.

Vladimir Nabokov es principalmente conocido por ser el autor de Lolita (1955), una obra que trató el espinoso tema de la relación entre una joven menor de edad y un hombre maduro, La obra, tachada de pornográfica cuando se publicó en Francia, fue adaptada al cine por Stanley Kubrick en 1962 y más tarde por Adrian Lyne en 1997.

Otros autores significativos del siglo XX son Guillaume Apollinaire, Louis Aragon, Jean Genet, conocido por sus escritos sobre homosexualidad.

Una de las obras clave de la literatura erótica de la segunda mitad del siglo XX es, sin duda, Historia de O. Publicada bajo el pseudónimo de Pauline Réage, la obra fue concebida como una serie de cartas de amor a su amante Jean Paulhan, admirador del trabajo del Marqués de Sade. Se trata de una historia de absoluta sumisión, donde la protagonista, es iniciada en las artes sexuales a modo de esclava, siempre disponible para las relaciones sexuales de todo tipo. Ambientada en el mundo BDSM, varios términos del mismo provienen del libro, como Samois.

Entonces, yo me pregunto ¿de qué hablan los que dicen que el romance erótico es una literatura de segundas, después de todo lo que se ha pasado para que hoy en día, sea un género valorado y leído en todo el mundo?

¿Por qué duele tanto?

La única diferencia que hay, de un género a otro es la de estar o no, bien escrito.

Ya lo decía Oscar Wilde cuando fue llevado a los tribunales por inmoral. Afirmó y estoy totalmente de acuerdo con el; “No importa si un libro es moral o inmoral: los libros están bien escritos o mal escritos. Al escribir, yo me preocupo de hacer literatura, es decir, arte.”

Hace unos días, un “escritor” decía esto.

«Mi opinión sobre la literatura erótica es que es producida y consumida por mujeres insatisfechas en algún aspecto, no necesariamente el sexual.»

¿Algún comentario al respecto?

Cabe decir, que el señor quiso crear polémica porque idea, no tiene mucha, que digamos.

El amor y el erótismo, está en cualquier parte miremos por dónde miremos. Una mirada…, una caricia, un beso tonto, un te quiero.

Todo el mundo necesita amor, incluso aquél que da su opinión en un país libre aunque eso conlleve a preguntarse ¿dónde está el límite?

Es cierto que hay miles de novelas eróticas, miles de escritoras y escritores lanzándose a este género que hoy en día, es solo condenado por aquellos que no entienden de literatura.

Un libro está o no está bien escrito sea del género que sea.

Hoy en día todo el mundo tiene acceso a la literatura eligiendo el libro que quiere leer.

Hay que respetar la opinión del lector.

Son muchos los comentarios que he tenido que escuchar incluso de personas cercanas, diciendo que escribir un libro romántico-erótico no tiene merito ninguno, pero escribir un libro de fantasía, sí.

En fin…

Considero la literaruta erótica del mismo nivel que otro género. Si las palabras saben transportarte, si logran emocionarte, entonces, estás leyendo un buen libro, sea del género que sea.

Es cierto, que dentro de este mundillo en el cuál me muevo, te encuentras de todo. Pero nunca, nunca, hay que generalizar.

Escritoras que plagían con toda la cara del mundo, las que no se molestan ni en corregir, las que escribir un libro es una manera de sacar dinero… etc.  Yo intento aprender cada día de los grandes que tanto les contó poder mostrar una realidad.  Tal vez no de la calidad que deseo transmitir, ¿pero eso me quita mérito alguno?

Escribir no es sentarse a juntar palabras, tramar una historia no es… ¡hale, va a pasar esto y esto otro y ya! Todo es más complejo cuando se ve desde dentro. Construir no es nada fácil y muchas veces dan ganas de tirar la toalla. Pero si todo el mundo hiciera lo mismo… ¿qué pasaría?

Toda la documentación está extraida de wikipedia, porque antes de criticar un género, hay que mirar atrás, conocer la historia.

Y vale, es verdad que muchas que públican sin respeto alguno, manchan la plataforma que te da libertad para poder llegar a mucha gente que ama la literaruta. Yo lo sufro, veo y leo cada cosa, que no logro entender el porqué, pero ¿acaso eso me da derecho a criticar un género porque hay novelas mal escritas?

No, claro que no.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

Me gusta juntar palabras y crear significados que pongan la piel de gallina

6 Comentarios

  • Bea

    Mejor explicado ya es difícil. Esas personas que se llenan la boca criticando el género erótico deberían documentarse y saber de lo que hablan.
    Por supuesto que hay novelas malas, pero como en cualquier género.

    • Coral

      Totalmente de acuerdo Bea, es más fácil llenarse la boca para criticar que a veces parece que están vomitando que informarse, que hoy en día lo tenemos todo a mano.

  • Gelysg

    Si todo el mundo fuéramos respetuoso, cambiaría mucho el mundo, sabes que quien más crítica esta literatura son los escritores de otra diferente? Sabes cómo se le llama a esto? ENVIDIA. Muchos besazos cariño, y felicidades por tú blog 😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *