No.

2298221174_f27d6b5856_o

Lo siento…

No se que me ha pasado…

No volverá a ocurrir…

¿Os suena? ¿Alguna vez, os lo han dicho? Por desgracia, a mi sí y muchas veces. No tuve una vida fácil, imagino que nadie la tiene o nadie ve fácil su vivencia, no lo sé. Me ha costado 30 años aceptar que nadie nunca, me dio las oportunidades necesarias para vivir como merecía, como yo quiero que vivan mis hijos.

Salí de casa de mi padre con 17 años, solía pisotear, boicotearme psicológicamente. Crecí con la sensación de culpa, como si yo hubiera decidido venir a este mundo. Me robaron el autoestima, me robaron mi infancia, el cariño, a mis hermanos, me robaron todo lo que podría haber tenido.

Me escapé de casa con 17 años y aún no he vuelto y no me arrepiento de haberlo hecho, al contrario, siempre me sentí orgullosa de haber dado ese paso, aunque eso significó dos cosas. 1; dejar a mi hermano con 14 años que tenía entonces y creer, que el padre de mis hijos, era mi salvador.  Ese fue mi peor error, creer que le debía todo.

Nunca olvidaré la primera vez que me gritó, que me insultó y que me amenazó, tampoco olvidaré su forma de rogar, de suplicarme que no le abandonara, que le ayudara a ser mejor.

Me he sentido muchas veces, juzgada por tener a mi primer hijo con 18 años, pero la verdad, ha sido lo mejor que he hecho en esta vida, porque él, si fue mi salvador. Me dio esperanza, me dio motivos por los que tirar para adelante.

La primera vez que me golpeó, lo hizo cuando solo me quedaban dos semanas para dar a luz. ¿Sabes a quien le eché la culpa de los arañazos que tenía en la cara, cuando mi abuela me preguntó? A mi pobre gato.  Fregaba el suelo y el llamado “hombre” le pegó una patada al cubo y lo hizo con tanta fuerza, que reventó en mi cara. Me gritó, me humilló, me insultó y se metió con las personas que mas quería, mi abuela, mi madre… De la misma impresión me desmayé. Y sí, le perdoné y me eché la culpa, porque según él, hice un comentario poco oportuno que le enfadó.

Vivía en un bonito piso, en un pueblo de Badajoz, las puertas terminaron destrozadas por los golpes. Cuando mi hijo nació, yo pensaba que todo, al fin, iría bien, pero no fue así. Todo fue a peor, se sentía amenazado constantemente.

Di el paso de dejarlo cuando mi hijo tenía solo un año y medio, pero volví con él, sintiendo que le necesitaba para todo. Fue el peor error de mi vida.

Amenazas, engaños, golpes, humillaciones… me quitaba a mi hijo y no podía hacer nada, porque me amenazaba y por miedo, callaba y agachaba la cabeza.

Muchas os estaréis preguntado porqué no denuncié. Hoy en día, me lo pregunto yo.  No dejaba de culparme, de pensar que hacía las cosas mal, incluso me decía, tal vez mi padre tenía razón y yo era una mala persona. Volví a quedarme embarazada y de vivir en una casa, terminé haciéndolo en… (un sitio horroroso, sin luz, sin agua) me autoengañaba, diciéndome que todo sería pasajero, que el me quería, que luchaba por nosotros, pero nunca fue así. Dejé de tener contacto con mis amigas de toda la vida, me sentía sola… mala madre por permitir que mis hijos vivieran en un sitio así, no teníamos ni para comer y él en cambio, tenía para irse al bar con sus amigos…, echar a las tragaperras que tanto dinero tragó, dinero mío, de mis hijos.  A los siete meses de mi segundo embarazo, de trabajar y hacer tanto esfuerzo, casi se adelanta el parto. Me obligaba a hacer algo porque según él, no hacía nada. (Trabajaba en el invernadero) Yo me encargué de poner el suelo de la supuesta “casa” para que mis hijos tuvieran dónde jugar. Yo me encargué de que aquel sitio pareciera un hogar, aunque no fuese así. Ahora lamento no haber dado el paso antes…

Una noche, recibí un puñetazo delante de mi hijo. Me quedé en shock. Se marchó enfadado y cuando regresó, exigía una cena que no le hice y trató de defenderse, echándome de nuevo la culpa, como otras tantas veces hacia.

Nació mi segundo hijo, gracias a Dios bien. Pero vivir en aquel sitio se hacía insostenible. Cuando llovía fuera, dentro se inundaba todo. Así que un primo suyo, nos ofreció una pequeña habitación, bien grande. Por lo menos, tenía un lugar dónde bañar a mis hijos, dónde ellos hicieran sus necesidades.

Creí que la cosa iría a mejor por tener a su primo cerca. Pero los maltratadores, son todos muy listos. Te analizan tanto, llegan a conocer tanto tus miedos… que los usan contra ti.  Vivíamos en medio de unos invernaderos, había que usar coche para todo. El seguía con sus amenazas, insultos… humillaciones… y no se daba cuenta, pero mis hijos me hicieron más fuerte. Empezaba a tener claro que no era una vida digna para nadie y menos para mis hijos, yo dejé de pensar en mí.

Un día, vino enfadado porque se gastó más de 3.000 euros en las máquinas, ¿con quien lo pagó? Conmigo, claro. ¿Con quien sino? Cerré la puerta corriendo, intentó entrar por la ventana mientras me insultaba lleno de furia, amenazándome con que me enterraría viva y no solo a mí, sino a mi familia.

Dos días más tarde fue mi cumpleaños y una semana después me quedé sin el transporte que me hacía sentir libre. Se cargó mi coche, ya no podría salir de allí jamás. Pero eso no fue suficiente. Tardó un mes en volver a golpearme delante de mis hijos, casi me atropella con el coche y entonces… me fui. Sí, me fui de allí con lo puesto, con las cosas de mis hijos. Su primo me llevó a la estación, ya lo había hecho una vez más, pero me arrepentí antes de que viniera el autobús.

Ese día estaba segura, sonreía al pensar en empezar de nuevo. Seis horas tardó el autobús en venir, pero no me importó y otras seis en traerme a Madrid.

Intenté denunciar, lo juro. La policía local me llevó al centro de salud más cercano y esté denunció con un parte de lesiones. Fui a poner la denuncia, pero entonces, como todos los maltratadores hacen, el también fue a ponerme una denuncia a mi. Me había quitado a mi hijo el mayor y no podía hacer nada. Lloré, sí, mucho. Yo solo quería irme de allí, no volver a verlo jamás, que nos dejara en paz. Pero no. Lo pasé tan mal… hoy sigo culpándome de haber permitido tantas cosas que jamás, nadie, nunca debe permitirle a nadie. Ni un hombre a una mujer, ni una mujer a un hombre y viceversa. ¿Por qué? Porque es un derecho de todo ser humano.

Son muchas cosas las que viví… muchas que no quiero ni volver a pensar jamás, pensarlo duele, me hace revivir tantas vejaciones…

Hoy, salí a pasear con Luna (mi perra) me he encontrado con una amiga, tenía el ojo morado. Sí, porque el desgraciado de su marido, se a atrevido a ponerle la mano encima. Escribí este post ayer, hablando con una amiga sobre temas de maltrato, pero al verla a ella y escucharla, me he dicho. Y una mierda, si puedo ayudar a una mujer o incluso a un hombre, que ya no se trata solo de sexos, que la violencia es violencia y desgraciadamente, también he conocido a mujeres maltratadoras, un amigo de la infancia terminó quitándose la vida ¿es eso justo? Yo en su día pensaba ¿para que vivir, para sufrir? Para mi, vida era igual a sufrimiento y joder ¡No! ¡No! y ¡No! Ella tiene hijos también. Ella ha sido algo más valiente que yo, ha denunciado y aunque ha tenido miedo, se siente aliviada.

El maltrato, no es solo físico sino psíquico. ¿Quién coño es la otra persona para hundir tu existencia? Tal vez, este post me traiga algún que otro problema, pero es algo que he vivido y que nadie, jamás me podrá quitar. Ojalá hubiera algo que borrara esos recuerdos. Gracias a la vida, en cuando llegué aquí, me di cuenta que valía para sacar a mis hijos para adelante, conocí a una persona encantadora con la que llevo casada con él, casi 4 años. Volví a creer en el amor, de hecho, nunca estuve enamorada antes, hasta que le conocí a él. Y sé, que mi amiga, recibirá todo lo bueno que se merece y que no dejará de luchar. Habrá días muy difíciles, pero se superan. Yo lo tenía todo en contra y dos hijos pequeño, el mayor tenía 4 años recién cumplidos y el pequeño solo seis meses cuando me vine a Madrid. Se puede salir de ese agujero, solo hay que dejar de cavar y dejar de sentirse culpable por todo.

Ahora mismo me siento cabreada, porque en el siglo en el que nos encontramos, siga habiendo “personas” si se pueden llamar de alguna manera, que se crean con el derecho de pisar a otra solo para ser más alto. Que haya tanto machismo, ¿estamos tontos, o que pasa?  ¿no se supone que luchamos por la igualdad? ¿O es que nos venden una moto sin ruedas? No lo entiendo y me enerva la sangre, de verdad,  de ver como vamos hacia atrás, como los cangrejos…

Se puede salir… ¡se puede! lo prometo. El miedo solo paraliza, no sirve para nada. Vence al miedo y vencerás a la violencia.

4 comentarios sobre “No.

    1. Buff. Si te soy sincera, me costó mucho escribir esto y sobretodo, tenerlo que leer. Todos actúan con el mismo patron y ya ayer lo de mi amiga, me mató y fue lo que me hizo dar el paso de contar una parte de mi vida por la cual, no quiero que ningún ser vivo, incluyo a los animales, tenga que pasar. Nadie se merece siquiera ni un empujón, ni un insulto.

      Le gusta a 1 persona

      1. Yo tambien he recibido malos tratos, en mi caso ocurrio de niña, se que es eso, se lo que es el miedo, se lo que es no querer seguir…. La parte positiva de eso es que soy mejor persona, se valorar los momentos sencillos, disfrutar de la paz que me da vivir sin miedo. Hay que saber sacar lo positivo de todo. Reconozco que mi espercienca en ese campo me ha hecho ser mejor persona y vivir la vida con más intensidad. Como tu bien dices…. se sale. Un beso muy fuerte.

        Le gusta a 1 persona

      2. Como te entiendo. 😔 yo creo que me agarré a mi ex como un clavo ardiendo por culpa de mi padre. Pero como tu dices, he sacado todo lo positivo. Me considero buena persona u cada día intento mejorar, también valoro todos los pequeños detalles y sobretodo. Aprendí a vivir sin miedo. Que orgullosa me siento de ver que hay gente que a pesar de todo lo malo, trata de hacer el mundo un lugar mejor. Un besazo y un gran abrazo!!!

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s